Centro Rehabilitación Drogas

Información, artículos sobre Rehabilitación de Drogas

Definición del alcoholismo: cantidades

La pregunta inevitable parece ser: ¿cuándo considerar que tiene usted problemas con el alcohol? Estudios internacionales establecen que hay problemas cuando usted es una mujer que bebe más de 12 tragos a la semana, un hombre que bebe más de 15 tragos en igual período o un hombre o mujer que no tome menos de 5 tragos por ocasión durante una semana (12 onzas de cerveza, 5 onzas de vino, ½ de licor son consideradas un trago).

De encontrarse en uno de estos grupos, debiera acercarse acercarse al centro o a cualquier otra institución que se dedica al tratamiento de conductas adictivas para poder dar un nuevo cause a su vida antes de que sea demasiado tarde.

La comunidad terapéutica del centro de menores le ofrece, en ese sentido, 20 años de experiencia y un plantel técnico y profesional ciento por ciento especializado en el tratamiento de psicopatologías y trastornos de la conducta.

Los jóvenes y el alcohol

Los problemas con el alcohol se han instalado en la sociedad de un tiempo a esta parte y cada vez afecta a jóvenes en edades más tempranas. El consumo de alcohol es, para algunos, un principio de integración social. Lo que no saben es que se trata de una sustancia que genera dependencia a nivel del cerebro y puede provocar daños irreversibles, no solo en el sistema nervioso central, sino también en el aparato digestivo. El centro de menores propone un sistema de tratamiento en comunidades terapéuticas para el abordaje de esta patología.

Con talleres diversos que buscan recuperar del joven aquello en lo que es particularmente bueno, el centro de menores reconoce en cada uno de sus pacientes un individuo único y lleno de riquezas que pueden desarrollarse plenamente alejado de las drogas, el alcohol y el juego.

La familia en tratamientos exitosos

La familia como colectivo social juega un papel clave en el tratamiento de adicciones, en particular, y trastornos de la conducta, en general.. Ya se trate de alcoholismo o drogadicción, la familia tendrá un papel preponderante a la hora de evaluar y valorar los resultados del tratamiento. Uno de los modelos que trabaja con el apoyo de la familia es el de comunidades terapéuticas.

Muchas veces, es algún miembro de la familia quien se acerca con la angustia de un ser querido al que se deberá tratar. Ese primer contacto es fundamental porque abre las puertas a un trabajo conjunto que apoyado por los excelentes profesionales podrá dar resultados efectivos y prolongados en el tiempo.

Actitudes de los adictos

Si usted está preocupado acerca de las conductas extrañas de uno de los integrantes de su familia, una de las primeras preguntas que debe hacerse (y sobre todo, responderse con honestidad) es: ¿han desparecido objetos de la casa? La primera reacción de quien ha entrado en una conducta dependiente, como lo son el alcoholismo, la drogadicción y las ludopatías en general, es conseguir más.

Las drogas y las situaciones adictivas, en general, anulan al individuo. Lo suplantan, ya sea alcohol, cocaína, marihuana o juegos. Por ello trabaja con el modelo de comunidad terapéutica que aborda al individuo en su responsabilidad exclusiva sobre el colectivo, no como uno más, sino como uno de importancia insoslayable para el resto.

Alcoholismo frente a los cocainómanos

Al hablar de drogas sociales se incluye en ellas al alcohol a la par que la cocaína, por ejemplo. No obstante, es importante hacer las distinciones que corresponden porque son conductas adictivas muy distintas entre sí, aun pensando desde el tratamiento que corresponde. El alcohol genera en el individuo adicto una dependencia muy difícil de superar considerando el trastorno de abstinencia que lo acompaña. No es así con la cocaína, por ejemplo.

Se considera síndrome de abstinencia la incapacidad de detenerse, abstenerse y eliminar el consumo de una sustancia dada. La cocaína puede no consumirse más de un día para el otro, simplemente con la contención adecuada.

Terapias sistémicas en el tratamiento de adicciones

Estudios recientes en diversas corrientes psicológicas y psiquiátricas avalan el tratamiento de conductas adictivas y auto-destructivas a partir de comunidades terapéuticas. El concepto mismo de comunidad terapéutica remite a centros de sostenida trayectoria en España.

Ya sea que se trate de alcoholismo, drogadicción, ludopatías o cualquier otro trastorno de la conducta, el riesgo de morbilidad psiquiátrica es alto, por lo cual se aborda a estos pacientes desde múltiples aspectos pero con eje fundamental en la terapia sistémica que permite al individuo convertirse en el motor de su propia superación.

Tratamiento en comunidades terapéuticas

Alcoholismo, drogadicción, ludopatías, esquizofrenias y otros trastornos de la conducta aparecen vinculados hasta el siglo XIX a enfermedades de corte estrictamente mental. Con tiempo y a la par de los avances en biología, pero sobre todo en las ciencias sociales, se comienzan a delinear nuevas formas de estudio y tratamientos de estas patologías. Hoy en día la comunidad en su conjunto cuenta con centros altamente profesionalizados.

Usted puede encontrar un excelente y eficaz modo de tratamiento de estas enfermedades sociales, tal como es el caso emblema del alcoholismo, en las comunidades terapéuticas. Esta modalidad de trabajo se sostiene en la conducta de los individuos proyectada sobre el conjunto social.

El tabaquismo y el alcohol

Por la temprana edad a la cual los jóvenes comienzan a ingresar al ambiente nocturno, es cada vez más usual que se relacionen con problemas con el alcohol y el tabaquismo.

El Centro de menores trabaja con ambas problemáticas, además de con adicciones a las drogas y al juego sumadas a otro tipo de patologías, para recuperar la juventud sana que usted necesita ver en sus hijos.

El Centro de menores es el lugar ideal para que sus hijos se alejen de este tipo de hábitos y adicciones sintiéndose al mismo tiempo protegidos y resguardados emocional y psíquicamente.

El alcohol y la maternidad adolescente

Una de las consecuencias más graves asociadas a los problemas con el alcohol en la adolescencia, está relacionada con las enfermedades de transmisión sexual y los embarazos no deseados, por no contar en el momento de mantener una relación con la consciencia necesaria para protegerse de ambos. En el Centro de menores realizamos campañas de prevención constantemente y trataremos a su hija embarazada con todos los recaudos que merece la situación. Los especialistas del centro de menores la cuidarán y recuperarán de su adicción al mismo tiempo que protegen a su futuro bebé de la misma.

Las drogas y el alcohol

Cuando un menor comienza a transitar problemas con el alcohol, es probable que llegue un momento en que éste no le alcance para saciar su adicción y termine accediendo a otro tipo de drogas que, sumadas al alcohol, terminarán de perjudicarlo. En el Centro de menores se desempeña un grupo de profesionales especializados que ayudarán a su hijo a alejarse para siempre de estas adicciones. En el centro de menores no sólo encontrará la contención y la atención que su hijo requieren, sino un marco de entendimiento y aprendizaje sumamente rico en valores que jamás olvidará.